Publication:

Revista IMEF - 2020-04-01

Data:

VISIÓN CFO

Visión Cfo

POR PATRICIA ORTEGA

Capitaneando al Comité de Crisis. En los directores de finanzas de las empresas y de las instituciones recae la responsabilidad de la gestión especial, “por ejemplo, cuando tuvimos el sismo del 19 de septiembre del 2017, se convocó a un Comité de Crisis, y soy responsable de ese comité que ya se está preparando para el Covid-19 y sus repercusiones en los mercados financieros y en la operación misma. Lo fundamental es que fluya la información, se le de seguimiento y se informe a las autoridades. Eso te implica estar disponible en todo momento y lugar. El hecho de que mantengamos un diálogo con colegas en otros países, con otros husos horarios, hace que tengas que estar disponible desde muy temprano. Es un trabajo intenso”, dijo Didier Mena Campos, chief financial officer (CFO) de Banco Santander México. Ocupar el puesto de CFO no es una situación sencilla, ya que se compone de diferentes responsabilidades que requieren de más ciencia y experiencia en la parte de estrategia, lo que implica no sólo mirar la toma de decisiones en el corto plazo, sino ver cómo pueden evolucionar la industria y el mercado, y entender la dinámica competitiva de mediano y largo plazos, así lo consideró. ESTRATEGIAS “Me toca detectar los elementos donde el banco tiene una posición sólida, y esas ventajas capitalizarlas e identificar cuáles son las debilidades, para que en el mediano y largo plazos no sean debilidades, sino fortalezas, con la intención de delimitar un plan de acción”, dijo. Otra responsabilidad de Mena es determinar la gestión del capital, ya que el capital es un recurso escaso, y hay que desarrollar herramientas para identificar la rentabilidad que hay en cada producto, en cada segmento, para que aquellos negocios que sean rentables tengan el suficiente capital para que sigan creciendo y que en aquellos que no son tan rentables se busque la manera de que sean beneficiosos o se minimice la pérdida”, mencionó. Dijo que al pertenecer a una industria regulada se requiere cubrir determinados índices de capitalización, “por lo que es fundamental que la generación orgánica de capitales sea lo suficientemente sólida para permitirnos mantener un índice de capitalización por encima del regulatorio y también que nos permita pagar dividendos a nuestros accionistas”. Otra responsabilidad de los CFO es la gestión financiera. “Todos los bancos por naturaleza tenemos una serie de desbalances que se originan, ya sea por plazo al cual préstamos y recibimos depósitos o por la tasa de interés qué cobramos y pagamos, o bien por la moneda, ya sea de nuestros activos o de otros pasivos”, agregó Mena. Explicó que en el caso de Banco Santander tienen una serie de activos o pasivos que fondean para cubrir esos gaps: “Balanceamos el vencimiento de los activos y pasivos en plazo, en moneda y en tasa de interés, para que esos gastos que se originan por la naturaleza del negocio sean aceptables y se encuentren dentro de los límites de riesgo”. Indicó que a sus actividades se suma la responsabilidad de analizar a la competencia: “Hay una cantidad inmensa de información pública de banco. Sin embargo, es fundamental para revisar la dinámica competitiva. Tenemos un área dedicada a analizar cuantitativa y cualitativamente qué están haciendo nuestros competidores para ajustar el paso de nuestras estrategias”. GLOBALIZACIÓN Didier Mena refirió que bajo su cargo también existe la responsabilidad de los análisis y los reportes recurrentes para el principal accionista (es una institución regulada por el Banco Central Europeo y Basilea), y solicita una serie de información de manera recurrente, que además se presenta en el consejo de Santander Global. “Somos el área que concentra ese tipo de análisis o presentaciones y, por lo menos una vez al año, México tiene que presentar en dónde estamos parados”, añadió. PROYECTOS INTERNOS A partir del 2019, Didier Mena encabeza la iniciativa de transformación cultural e identifica los procesos que son más relevantes para los clientes y los empleados. “Estamos trabajando en un proyecto de mediano a largo plazo que implica un reto mayúsculo. Analizamos cómo podemos tomar mejores decisiones para que no seamos tan burocráticos y tratar de descansar en metodologías que son más comunes. Nos apalancamos a través de equipos multidisciplinarios para hacer procesos de principio a fin. Sí queremos empleados y clientes felices. Se dice fácil, pero no lo es. No hay un banco que se haya adueñado de la felicidad”, concluyó Didier Mena, CFO del Banco Santander México.

Images:

Categories:

Revista IMEF

© PressReader. All rights reserved.