VIVIENDA SOCIAL, LA QUE MÁS IMPACTO TIENE POR LA INFLACIÓN: DESARROLLADORES

Para la Canadevi, este factor junto con el alza en el valor del suelo, hace imposible empatar la capacidad de las personas con la oferta en dicho segmento

Redacción econohabitat@eleconomista.mx

2021-12-22T08:00:00.0000000Z

2021-12-22T08:00:00.0000000Z

El Economista

https://digital.eleconomista.com.mx/article/281676848231726

ENCARECIMIENTO DE INSUMOS

Los desarrolladores están preocupados por el aumento en el precio de los insumos para la construcción; Canadevi estima alza en importes. Los desarrolladores nuevamente han expresado su preocupación ante el incremento sustancial en los insumos que requieren para edificar la vivienda, especialmente el acero y el cemento, lo cual, para ellos, ha provocado un serio impacto en la construcción de unidades del segmento social, es decir aquella con un valor de hasta 320,000 pesos aproximadamente. A noviembre pasado, el Índice Nacional de Precios al Productor, el cual mide la evolución de los importes de producción, se incrementó 9.90% de manera anual; sin embargo, para el sector de la construcción, dicho aumento fue de 15.12% respecto al mismo mes del 2020. Para la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), en voz de su presidente Gonzalo Méndez Dávalos, esta situación provocaría que tan sólo en ese 2021 el precio de la vivienda económica haya aumentado entre 4 y 7%, lo cual ha provocado que se rebase la capacidad de crédito de los derechohabientes y que los desarrolladores edifiquen cada vez menos este tipo de vivienda. “Ciertamente la vivienda económica, la vivienda social, se ha dejado de producir en buena medida porque ya no es posible empatar el valor o la capacidad de crédito de las personas con el costo de la construcción de los insumos”, destacó Méndez Dávalos en entrevista. Esta preocupación también la demostró recientemente Germán Ahumada Russek, presidente del Consejo de Administración y director general de Consorcio ARA, el cual dijo que, con la inflación de los insumos de la vivienda, es prácticamente imposible edificar unidades económicas. “Con esta inflación, la vivienda de interés social prácticamente no se puede hacer porque este año va a superar al 7 por ciento. En los materiales de construcción el incremento de la inflación será de más de 18% y sigue creciendo, son cosas que no están bajo nuestro control, tenemos que ir transitando con este tipo de problemas”, destacó Ahumada Russek. VALOR DEL SUELO, OTRO FACTOR El presidente de la Canadevi, que representa a más de 1,000 desarrolladores, indicó que otro de los factores que desperfilan a la vivienda social con la capacidad de crédito de las personas que requieren de este tipo de unidades, es el valor del suelo, el cual en algunas regiones se ha disparado de manera considerable. “Sí ha impactado de manera fuerte el incremento en el valor de los insumos a nivel nacional y también el costo de la tierra es otra circunstancia que es muy importante”, destacó Méndez Dávalos. PERSPECTIVAS En un estudio reciente, la firma ai360 explicó que en los últimos 10 años el aumento en los precios de materiales de construcción ha triplicado al de los precios de productor; sin embargo, acotó que esto obedece principalmente a la tendencia al alza en los precios del acero. “Detrás del aumento en los precios del acero se encuentra un fuerte desequilibrio entre la oferta y demanda global, liderada por China. Influyen también las interrupciones en las cadenas de suministro y la escasez de contenedores”, apuntó la firma. De acuerdo con la consultora, se espera que los precios del acero hayan alcanzado ya su nivel máximo o estén cerca de hacerlo, lo cual podría generar que el importe de este insumo inicie un descenso gradual en los siguientes meses. Para la firma, a nivel nacional existen diferencias significativas en el potencial del traslado de estos aumentos en la oferta final de la vivienda. “La capacidad de trasladar los costos al precio depende en buena medida del segmento, tanto por la intensidad de uso de acero y cemento en la edificación, así como de las condiciones prevalecientes en la oferta y la demanda”. Si bien, la consultora acotó que el impacto puede ser mayor en segmentos de menor valor, en el corto plazo los desarrolladores deberán absorber gran parte del alza, por lo que los incrementos podrían reflejarse en la oferta final en un plazo de seis a 12 meses. Según la firma, encabezada por Eduardo Torres Villanueva, los desarrolladores deben de realizar estrategias que les permitan absorber el tema del alza de precios en los insumos, tales como negociar precios por volumen, diferir el pago del suelo hasta la conclusión de la obra o garantizar el precio de estos materiales mediante la negociación con proveedores. “(Se podría) Aplazar el inicio de la construcción hasta ver menores precios de algunos insumos, lo que puede ayudar a desarrolladores con opciones limitadas para ajustar el precio final o las características del proyecto”, se acotó en el análisis y se enfatizó que en el corto plazo, el aumento de los costos se absorberá a costa del margen de las empresas.

es-mx