Publication:

Reporte Especial - 2021-05-26

Data:

Vacunación: Regreso seguro

Portada

Alba Servín alba.servin@eleconomista.mx

Vacunación: Regreso seguro La vacunación ha sido un parteaguas en la salud pública en el mundo ya que ayuda a prevenir de dos a tres millones de muertes al año en distintas patologías y contribuye a erradicar enfermedades que en el pasado eran letales, de tal manera que al contar con este mecanismo de prevención se abona a tener una mejor calidad de vida en general y en estos últimos meses, la pandemia lo ha dejado muy claro”, señaló la doctora Fernanda Bueno, directora médica de la biofarmacéutica Takeda. En entrevista para El Economista, la especialista reconoció el esfuerzo que tanto el sector privado como público han hecho para lograr la creación de una pronta vacuna contra el SARS-COV-2. y que dio como resultado a que a un año de haberse declarado la pandemia ya se esté vacunando a la población. “Se sumaron muchos esfuerzos no sólo de inversión, también de gobierno, de empresas privadas, laboratorios, universidades, todos se pusieron a disposición del proceso de investigación para encontrar una vacuna mucho más rápido de lo que en otras circunstancias se haría”, señaló. “Cuando hacemos una vacuna en un momento normal, (sin pandemia) para los estudios clínicos vas encontrando a los pacientes a cuentagotas, lo que sucedió ahora con tantos casos diagnosticados es que hay mucha mayor oportunidad de captar a esos voluntarios y en este sentido acelerar los estudios clínicos”. La directora de Takeda enfatizó que la inmunización contra la Covid-19 se ha podido desarrollar en un tiempo récord gracias también a importantes avances tecnológicos y a la experiencia adquirida en otras enfermedades, sin embargo, esto no implica que el proceso no haya sido riguroso, lo que hace que las están hoy están disponibles sean confiables, “la realidad es que si pesas el beneficio contra el riesgo de ponértela el beneficio sigue siendo mucho mayor que la mortalidad que tenemos hoy”. Cabe señalar los ensayos clínicos cuentan con tres fases: la primera de ellas consiste precisamente en confirmar la seguridad del fármaco, aspecto fundamental que, además, se corrobora en las fases II y III de los ensayos, ya con la participación de miles de personas. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) al 18 de febrero de 2021, había al menos siete vacunas distintas que los países han empezado a administrar en tres plataformas, concediendo prioridad en todos los casos a las personas vulnerables. Asimismo hay más de 200 vacunas experimentales en desarrollo, de las cuales más de 60 están en fase clínica. A través de la inmunidad se puede evitar que un patógeno cause una enfermedad grave pero no que ingrese al cuerpo o haga más copias de si mismo, por tal motivo es necesario seguirse cuidado. “La disponibilidad de vacunas seguras y eficaces supondrá un cambio radical, pero en el futuro próximo deberemos seguir llevando mascarilla, manteniendo una distancia de seguridad con las demás personas y evitando las aglomeraciones. Estar vacunados no significa tirar por la borda las medidas preventivas y arriesgar nuestra salud y la de los demás”, expresó la OMS en un comunicado. “Si algo nos ha enseñado esta pandemia es que las medidas de prevención son lo más importante y el uso del cubrebocas seguirá apoyando a no sólo no contagiarnos de Covid, incluso de otras enfermedades como la influenza, por lo tanto todas las medidas de protección seguirán siendo indispensables”. agregó la doctora. En México, el inicio de la vacunación se dio el 24 de diciembre del 2020 empezando por el sector salud, para posteriormente inmunizar a los adultos mayores. Actualmente nos encontramos en la fase 3 que abarca a los adultos de 50 a 59 años, sector educativo y mujeres embarazadas. Hasta el momento, la mayoría de las vacunas están recomendadas para mayores de 16 años, siendo Pfizer la única que ha solicitado autorización para que también se aplique a adolescentes de 12 a 15 años de edad. Aunque todas las vacunas tiene el mismo objetivo, no todas están hechas de la misma manera, actualmente hay cuatro tipos que se han desarrollado para el Covid-19 entre las que se encuentran: • ARN y ADN. Inyecta parte del código genético del virus en el cuerpo para que se produzca la proteína espiga del virus, generando un respuesta inmunitaria. • Vectores virales: utilizan un virus genéticamente modificado que no puede provocar la enfermedad, pero sí puede producir proteínas de coronavirus para generar una respuesta inmunitaria segura. • Virus inactivado o atenuados; Inyecta en el cuerpo una versión debilitada o desactivada del virus y es capaz de generar la respuesta inmunitaria • Subunidades proteicas. Contienen porciones inocuas de las proteínas del virus que causa el Covid-19. Al recibir la vacuna, nuestro organismo reconoce que esa proteína no debería estar presente y estimule una respuesta inmunitaria. En cualquiera de los casos y como ocurre con otras vacunas, pueden causar efectos secundarios leves, por ejemplo, febrícula o dolor y enrojecimiento en el lugar de inyección. Estos síntomas suelen desaparecer a los pocos días. Finalmente la directora médica señaló que para lograr una inmunidad de rebaño que es que el 80% de la población este vacunada, se requiere sumar esfuerzos y en ese sentido Takeda lo que ha buscado a través distintos acuerdos es favorecer a que las vacunas se produzcan en mayor cantidad y que más rápido se llegue a más gente. "Hicimos un acuerdo con Jonhson y Johnson en el que se estará apoyando en la producción de su vacuna contra el Covid-19 y al término de un periodo de tres meses, Takeda recuperará dicha capacidad para reanudar la fabricación de su vacuna contra el dengue que se tiene previsto lanzar al mercado y esta sujeta a aprobaciones regulatorias”, señaló. “También tenemos acuerdos con Moderna y Novavax en donde Takeda va a recibir la transferencia de las tecnologías para que podamos fabricar la vacuna de Novavax y hacer 250 millones de dosis y lo mismo para Moderna la idea es que nosotros distribuyamos 50 millones de dosis de esta vacuna y con esto sumemos un granito de arena al esfuerzo para que la vacuna llegue a la población que más lo necesita a nivel global, incluido México y se pueda regresar a la normalidad de manera segura”. Las vacunas han seguido un proceso riguroso de investigación y las que están hoy disponibles son confiables, por lo tanto si pone en una balanza el beneficio contra el riesgo de ponérsela, el beneficio sigue siendo mucho mayor que la mortalidad que tenemos hoy”. Fernanda Bueno, DIRECTORA MÉDICA DE LA BIOFARMACÉUTICA TAKEDA 23.1 MILLONES DE DOSIS se han aplicado en México al 15 de mayo del 2021. 10.6 MILLONES DE PERSONAS cuentan un esquema completo de vacunación en México al 15 de mayo.

Images:

Categories:

El Economista

© PressReader. All rights reserved.