SEGURIDAD para todos

Reducir las muertes en accidentes viales es el objetivo. Sector privado, sociedad civil y gobiernos deben participar

Marcos Martínez marcos.martinez@eleconomista.mx

2022-07-29T07:00:00.0000000Z

2022-07-29T07:00:00.0000000Z

El Economista

https://digital.eleconomista.com.mx/article/281925956764757

REPORTAJE

Los accidentes en carreteras y vialidades son la principal causa de mortalidad en niños y jóvenes, de entre 5 y 29 años, en el mundo de acuerdo a la información proporcionada por la Organización Mundial de la Salud. Cada año las colisiones causadas por el tránsito provocan la muerte de aproximadamente 1.3 millones de personas y casi la mitad de las defunciones por esta causa afectan a peatones, ciclistas y motociclistas. ATENCIÓN NECESARIA En México, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en 2020 se registraron 301,678 accidentes de tránsito en las zonas urbanas de país. El total de víctimas muertas y heridas en los accidentes de tránsito ocurridos en zonas urbanas fue de 75,761 personas, de las cuales 3,826 fallecieron en el lugar del accidente (5.1%), y 71,935 tuvieron alguna lesión (94.9%). Con el objetivo de reducir el número de siniestros viales y de víctimas, el 17 de mayo pasado se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial que garantiza el derecho a una movilidad segura y accesible. A DETALLE En entrevista con El Economista, Miguel Guzmán Negrete, Director de Seguridad Vial del Centro de Experimentación y Seguridad Vial México (CESVI), dijo que “el objetivo de esta Ley es reducir la lesiones graves y muertes por accidentes de tránsito estableciendo sistemas seguros así como un enfoque sistémico para la protección de la vida. Un elemento clave de la Ley es establecer un enfoque de sistema seguro que garantice las medidas que derivan de esta propia Ley. El principal objetivo es la protección de la vida y de la integridad de las personas en sus desplazamientos, así como el uso o disfrute de las vías públicas del país precisamente por medio de un enfoque de prevención con ella se pretende reducir el 50% de lesiones graves y muertes por accidentes de tránsito de aquí al año 2030”. PLAN GLOBAL Agregó que está alineada a dos objetivos mundiales. El primero son los Objetivos de Desarrollo Sostenible, específicamente en el punto 3.6, que es Salud y Bienestar, que señala la necesidad de reducir a la mitad el número mundial de muertes por traumatismo por accidentes de tránsito. Y luego, mediante una resolución del 18 de agosto de 2020, la ONU proclama el Segundo Decenio de Acción Global para la Seguridad Vial 2021-2030, en donde menciona que se debe trabajar en un enfoque de sistema seguro y que en la parte de aplicación habla es pecíficamente de los marcos jurídicos que debe establecer cada uno de los miembros firmantes. “Es necesario mencionar que para poder tener esta Ley lo primero que se hizo fue modificar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Cuando el 18 de diciembre de 2020 se publicaron esas Reformas, sobre todo el artículo 4,73, 115 y 122; en el artículo 4 se establece que toda persona tiene derecho a la movilidad en condiciones de seguridad vial, accesibilidad, eficiencia, sostenibilidad, calidad, inclusión e igualdad. Entonces primero fue la modificación a las Constitución Política y luego la publicación de la Ley en mayo de este año.” PENDIENTE El entrevistado mencionó que si bien la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial considera a la Industria Automotriz, aún hay tareas por terminar. “Se quedaron varios aspectos en el tintero en temas de seguridad de los vehículos, si hay un lineamiento internacional para que cada vez los vehículos sean más seguros, aquí lo que se está impulsando es que se cuenten con los estándares internacionales de seguridad vial en temas de vehículos. Es un hecho que no quedó tácito en la Ley y en los aspectos específicos pero sí esos aspectos se irán armonizando en las leyes estatales y en los reglamentos correspondientes.” En este sentido finalizó señalando que la seguridad no es un motivo determinante para el aumento del precio final. “Se han hecho estudios, incluso en México, y realmente no es algo superlativo el incluir seguridad. Si una persona tiene 250 mil pesos para gastar en un auto nuevo creo que no sería tan oneroso gastar 260 o 270 mil pesos. La diferencia es mínima en cuanto al precio. El precio no es un factor para que se puedan incluir los sistemas de seguridad, incluso algunos, hoy en día, son bastante accesibles porque ya no son elementes nuevos sino que ya son parte de una producción estándar, como las bolsas de aire o los frenos ABS; su producción a lo largo de los años abarata su costo. Entonces incluirlos en un vehículo ya no es tan oneroso.”

es-mx