CAMBIO DE FONDO

Luego de consolidarse como uno de los híbridos más buscados del país, esta nueva entrega da un salto positivo en conectividad, desempeño y tecnología

Marcos Martinez marcos.martinez@eleconomista.mx

2022-07-29T07:00:00.0000000Z

2022-07-29T07:00:00.0000000Z

El Economista

https://digital.eleconomista.com.mx/article/281921661797461

PRESENTACIÓN

De acuerdo a los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2020 se vendieron 24,405 unidades del apartado Híbridos y Eléctricos, cifra que creció a 47,079 autos; en 2014 se contabilizaron 1,216. Si bien no son números que sorprenden no dejan de mostrar el paulatino crecimiento de este sector. Y en justamente en esta curva positiva en donde el vehículo que te mostraré a continuación, gana cada día más adeptos. CLARA EVOLUCIÓN Con una prueba de manejo que combinó kilómetros en las congestionadas calles de la Ciudad de México y la mayor parte en la autopista México-Querétaro, la marca coreana KIA preparó el lanzamiento de la segunda generación de Niro. Este híbrido con tintes de crossover, junto a la Sorento, adopta la última tendencia de diseño de la casa con rasgos como los cuerpos ópticos más estilizados, detalles bitono en la carrocería y las calaveras tipo bumerang. El largo total es de 4,420 milímetros, una distancia entre ejes de 2,270 milímetros así como un ancho de 1,825 milímetros y una altura de 1,545 milímetros. En vehículo de este tipo la maximización de la eficiencia operativa es fundamental. Por ello en la fisonomía de Niro se nota un laborioso trabajo aerodinámico que resulta en un Coeficiente de arrastre de Cx 0.29. De ello son responsables elementos como el pilar C (que además va en un tono diferente al color del auto), la caída del techo y el alerón trasero. SIN CARENCIAS El interior alberga a 5 pasajeros, cada plaza cuenta con cinturones de 3 puntos a los que se suman cabeceras, cargador inalámbrico, Apple CarPlay y Android Auto y una pantalla en la consola central de 10.25” a color y sensible al tacto. Pasando al clúster, éste es digital de 10.25” a color y que cambia su imagen de acuerdo al modo de manejo que esté seleccionado (Eco y Sport). El volante, que es otro reflejo de la nueva corriente de diseño, es multifunción además de servir como selector para los programas de manejo. Luz ambiental con 64 colores como opción, múltiples puertos USB (dos de ellos colocados en cada uno de los respaldos delanteros), y freno de estacionamiento eléctrico son otros elementos que completan el interior. FIEL AL BAJO CONSUMO Al igual que la generación anterior, recurre a un motor de combustión asistido por uno eléctrico. El térmico es de ciclo Atkinson cuyas características son un mejor aprovechamiento energético al modificar el ciclo de compresión pero que por el contrario se obtiene menor potencia. Es entonces en este punto que reluce el motor eléctrico de imán sincrónico permanente que es alimentado por una batería de 1.32 kWh. El motor de combustión es de 4 cilindros, 1.6 litros de desplazamiento GDI; en conjunto desarrollan 139 caballos de potencia y un par de 195 lb-pie. La transmisión de Doble embrague con 6 velocidades. La recarga se da por medio del sistema de frenos, al levantar del pie del acelerador o por medio de las paletas de cambio en el volante que pueden aumentar o reducir la resistencia al avance con lo que se recupera la energía con mayor o menor intensidad según sea el caso. KIA anuncia un rendimiento combinado de 28.08 km/l, una emisión de CO2 de 83 g/km y un rango máximo de operación de 1,179 kilómetros. MÁXIMA SEGURIDAD A las 8 bolsas de aire se suman frenos ABS, Control electrónico de estabilidad, Asistente de arranque en pendientes así como el conjunto de tecnología ADAS como el Sistema de evasión de colisiones en punto ciego, Safe Exit Assist, Evasión de colisión frontal, Mantenimiento de carril asistido y Asistencia de seguimiento de carril.

es-mx