Publication:

Autos - 2021-05-28

Data:

Tomando la vía equivocada

OPINIÓN

MANUAL DEL PROPIETARIO marcos.martinez@eleconomista.mx

La investigación de esta edición muestra cómo la llegada de los autos eléctricos no tiene marcha atrás. Con una cifra récord de ventas durante un 2020 marcado por las serias afectaciones que generó la pandemia por la Covid-19, los vehículos impulsados por este tipo de energía tuvieron balances en números negros contra los retrocesos de la industria automotriz, en específico, con los autos de combustión. Cuando llegues al punto en el que expongo las razones de este comportamiento que en un principio podría parecer anormal, te darás cuenta que nuestro mercado se está alejando de la autopista hacia la adopción de tecnologías más amigables con el medio ambiente. Las marcas presentes en México han apostado por traer modelos eléctricos con las mismas opciones de equipamiento que tienen en otros mercados y, también es cierto, que no se han limitado a vehículos de segmentos compactos o de orientación urbana, sino que han sorprendido con exponentes de alto desempeño como Porsche Taycan, Audi e-tron o Jaguar E-Pace, solo por mencionar algunos. También, la iniciativa privada trabaja para crear una red de carga más grande y accesible y obtener beneficio de ello. Y lo mejor es que una empresa mexicana como e-Drive es líder en el segmento pero de ello te contaré en la siguiente entrega. Cómo ves lo que hace falta es un apoyo más fuerte por parte de los gobiernos federal y estatales para que más mexicanos puedan adquirir un vehículo de bajo impacto al medio ambiente sin que afecte gravemente a sus finanzas. Y es que sin ellos no es posible activar el generador eléctrico y tomar la vía de la movilidad sustentable, prueba de ello son Alemania, Francia, China o los Países Bajos, por mencionar algunos, en lo que las ayudas económicas cambiaron la tendencia negativa de sus mercados. China, que registró un primer semestre a la baja en el que se sumaría el anuncio previo del gobierno para eliminar los incentivos para los vehículos eléctrico, optó por reducirlos y mantenerlos hasta el 2020 ante un escenario adverso y de desaceleración. De esta forma queda claro que la exención del ISAN y del pago de la Tenencia Vehicular son sencillamente insuficientes. Los pendientes en la materia son cuantiosos y el camino hacia una movilidad más limpia en nuestro país es muy largo pero es imperativo acelerar a fondo ante los objetivos marcados por las Naciones Unidas para reducir las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero. El plan global es que para el 2050 solo se utilicen energías renovables siendo la solar la principal. ¡No dejes de acelerar!

Images:

Categories:

El Economista

© PressReader. All rights reserved.