Publication:

Autos - 2021-04-30

Data:

Símbolos que se niegan a ser olvidados

OPINIÓN / NOTICIAS

Marcos Martínez marcos.martinez@eleconomista.mx

En el último mes el mercado de autos nuevos en México ha experimentado un dinamismo increíble. Cualquiera pensaría que la pandemia por el Covid-19 no tuvo impacto alguno y el 2021 va en camino a convertirse en uno de los mejores años de nuestra industria. Sin embargo los datos de venta al público muestran la dura realidad y apuntan a que el balance no será del todo bueno. Pero dejando lo anterior a un lado no podemos hacer caso omiso a la llegada de tantos nuevos modelos, la actualización de otros y la renovación generacional del resto. Por eso cuando estamos en el auge de la moda y la preferencia por los llamados Sport Utility Vehicles, resulta muy agradable ver que aún hay marcas que se resisten dejar en el archivo a modelos tan representativos para ellos y para la historia de la automoción. Uno de ellos es el Mercedes-Benz Clase S que continúa la tradición de la firma alemana por desarrollar sedanes de gran tamaño, lujo e innovación. Hace su aparición con una sola versión con un tren motriz Mild-Hybrid y con adelantos como la suspensión neumática o un eje trasero direccional. A esa dinámica de conducción se suma una plataforma tecnológica y telemática que simplificará el trabajo al volante, aumentará el confort y la seguridad abordo pero también, mantendrá el paso hacia la conducción autónoma y el nuevo paradigma de la movilidad en la que estaremos conectados totalmente. Peugeot por su parte trajo a México el llamado Auto del Año 2020 y, tras un breve contacto, confirmé porqué el 208 está llamado a convertirse en el mejor de su segmento. Empezar por algún aspecto es muy difícil pero tal vez el motor de 2 cilindros PureTech sea el más sobresaliente por su desempeño. El interior no se queda atrás con la comodidad de los asientos, la tecnología del i-Cockpit 3D y la conectividad para sus ocupantes. Con Duster, Renault está de regreso en la reñida pelea por los Suv compactos. Dos opciones de motorización y tres niveles de equipamiento harán más atractiva a su oferta sobre todo porque lo ponen en una mejor posición frente a sus rivales pero sin quedar fuera del alcance de un buen número de clientes. La primera opción es un 1.6 litros que gracias a las 16 válvulas alojadas en la cabeza puede ofrecer mayor potencia y un menor consumo. Para quien quiere y puede pagar por más rendimiento está un 1.3 litros turbocargado de 4 cilindros cuya potencia llega hasta los 154 caballos de fuerza, una cantidad muy respetable para lograr una conducción más divertida. El interior ahora es más amigable y con mejores acabados. ¡No dejes de acelerar!

Images:

Categories:

El Economista

© PressReader. All rights reserved.