Publication:

Autos - 2021-04-30

Data:

SABOR ESPECIAL

PRUEBA DE MANEJO

Marcos Martínez marcos.martinez@eleconomista.mx

Tarraco es la opción con mayor espacio y dimensiones de la oferta que la marca española tiene en México. Este modelo corresponde a la actualización del que llegó hace dos años a nuestro país y por ello notarás cambios tanto en el exterior como interior. De su silueta el más llamativo tiene qué ver con la configuración del frente en el que la parrilla de mayores dimensiones y con un diferente ángulo, le dan un perfil más agresivo. Le siguen los cambios en la fascia delantera, un nuevo alerón trasero y retoques en la defensa para albergar la dos salidas de escape. Los rines, que como el resto del exterior responden al paquete FR (que le da un toque más agresivo), tienen un diámetro de 19” y un diseño reservado solo a esta versión. BUEN ESPACIO Aquí se experimentan las mejores cualidades de este familiar comenzando por la tecnología y digitalización, seguidos por el buen nivel de armado sin dejar de mencionar habitabilidad y atmósfera especial. La pantalla de 8” sobresale de la consola y gracias a su posición luce más grande y más facil de leer. Cuenta con Full Link por lo que mediante un cable USB tenemos Apple CarPlay y Android Auto con el acceso a diferentes aplicaciones del celular. Le sigue un cargador inalámbrico, cámara de reversa de 360 grados (que por las dimensiones del auto resulta muy valiosa), y un sistema de audio Beats con 8 bocinas. Las costuras rojas, los asientos deportivos con piel y alcantara también están reservados para esta versión. En la segunda fila, la banca puede recorrerse mientras que los respaldos pueden variar su ángulo. La tercera fila, que se ofrece como un adicional en el precio, ciertamente tiene un espacio reducido y se recomienda para niños. A CONDUCIR Dinámicamente no hay cambios y conserva el 1.4 litros turbo de 150 caballos de potencia y 184 lb-pie acoplado a la también conocida DSG de 6 relaciones; la tracción es delantera. La electrónica le permite ofrecer modos de manejo (que modifican su manejo), así como un freno de estacionamiento activado por botón, entre otros. Las sensaciones, dejando a un lado el retardo en el turbocargador, son muy buenas sobre todo por el aplomo que muestra la suspensión o por la rapidez con la que sube de revoluciones. La mayor queja está en el turbolag, desde el arranque y bajas velocidades es muy notorio y ello te lleva a planear con mucha anticipación un rebase o recuperación para no quedarte a medio camino. CONCLUSIÓN Tarraco FR pone al alcance del mercado una opción con un toque exclusivo, con detalles muy apreciados como la ambientación interior, asientos con mayor sujeción, una puerta trasera automática o un apartado tecnológico sobresaliente. El único detalle a considerar está en algunas de las reacciones del veterano 1.4 l turbo que pide a gritos ser reemplazado por el nuevo 1.5 l turbo.

Images:

Categories:

El Economista

© PressReader. All rights reserved.